sisters of the INCARNATE WORD
and   BLESSED SACRAMENT
Discernimiento

Discernimiento

Es Dios quien llama. El llamado de Dios comienza en lo profundo de tu vida, brindándote destellos de quién eres tú, buscando captar tu atención y entrar en tu realidad vivida. Lo mejor que puedes hacer es comenzar a orar por este llamado que sientes.

El discernimiento es el esfuerzo por determinar, a la luz de la voluntad de Dios, cuál es la mejor decisión para ti ahora, en las circunstancias concretas en las que te encuentras. ¿Cómo puedes responder mejor al llamado de Dios? ¿Cuál de tus opciones anteriores te llevará a la plenitud de la vida?

¿Puedes hacer estas suposiciones?

  • Asumo que Dios me ama y desea mi amor a cambio. Dios me llama a este amor. Dios realmente se preocupa por mí.
  • El Espíritu Santo me habla en mi vida a través de las Escrituras, la Iglesia, las personas, la comunidad y las circunstancias concretas de mi vida. Puedo escuchar y responder.
  • Vivo en medio de muchas voces. Necesito discernir cuáles de estas son la voluntad de Dios para mí ahora.
  • Mi discernimiento no es una elección entre el bien y el mal, ya que el mal no es la voluntad de Dios para mí. Es una elección entre dos o más acciones, todas ellas buenas. ¿Cuál es la adecuada para mí aquí y ahora?
  • Mi opinión no es suficiente. Vivo en una actitud de escuchar a Dios; estoy dispuesta a cambiar cuando se requiere un cambio.
  • El discernimiento es una actitud.

El discernimiento es una actitud continua de rendición a la voluntad de Dios y apertura a lo que Dios te pide. Es mucho más una forma de vida que una cuestión de resolución de problemas. Estás invitada a SIEMPRE buscar la voluntad de Dios en tu vida.

Si deseas explorar la posibilidad de unirte a nosotras como Hermana del Verbo Encarnado, contáctanos completando el formulario de Solicitud de Vocación.

Discernimiento